El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Los tratamientos más importantes desarrollados son:

Templado: El proceso se lleva a cabo calentando el acero a una temperatura aproximada de 915°C temperatura en la que la ferrita se convierte en austenita, despuás la masa metálica es enfriada por lo general rápidamente (salvo algunos caso donde el enfriamiento es "lento" aceros autotemplables), sumergiéndola o rociándola en agua, en aceite, aire positivo o en otros fluidos o sales para aumentar su dureza, resistencia a esfuerzos y tenacidad.

Revenido: Se basa en calentar la pieza a una temperatura comprendida ente 700 ºC y 1000 ºC, para luego enfriarla rápidamente controlando el tiempo de calentamiento y de enfriamiento. Se pretende la obtención de una estructura totalmente martensítica.

Cementado: Los tres métodos de cementación más comunes son: empacado para carburación, baño líquido y gas. Los mátodos empleados son los siguientes:

Carburización en baño líquido: El acero a cementar se sumerge en un baño de cianuro de sodio líquido. Tambián se puede utilizar cianuro de potasio pero sus vapores son muy peligrosos.

Carburización con gas: En este procedimiento se utilizan gases carburizantes para la cementación. La pieza de acero con bajo contenido carbónico se coloca en un tambor al que se introduce gas para carburizar como derivados de los hidrocarburos o gas natural.

Recocido: Consiste básicamente en un calentamiento hasta temperatura de austenitización (800-925ºC) seguido de un enfriamiento lento. Con este tratamiento se logra aumentar la elasticidad, mientras que disminuye la dureza.

© Copyright 2010 TALLERES MOYANO - Todos los derechos reservados